Nuestro enfoque

Nuestro enfoque en psicología y psicoterapia transpersonal está inspirado en el trabajo de nuestro mentor, Claudio Naranjo, complementado con las aportaciones de los más importantes transpersonalistas (sobre todo del California Institute of Integral Studies de San Francisco). Esto nos ha permitido configurar nuestra Formación Transpersonal Integrativa (FTI) con un enfoque único y adaptado a las necesidades del s. XXI:

  • En primer lugar, trabajamos siempre una doble vertiente. Por un lado la apertura, para promover la conexión con la fuente transpersonal, a través de técnicas diversas como la meditación, la inducción de estados ampliados de consciencia, técnicas corporales, etc. Por otro lado, el trabajo de apertura debe ser complementado con un constante trabajo sobre el ego, para evitar que éste se apropie de la conexión. Esto se hace a través de la psicoterapia y de diversas herramientas de auto-conocimiento como el Eneagrama.
  • En segundo lugar, el propósito del trabajo es que cada persona encuentre su propio camino de individuación espiritual. Si bien reconocemos el valor y las aportaciones de todas las tradiciones espirituales y los maestros verdaderos, ayudamos a que cada uno trace su camino único y singular, con discernimiento.
  • En tercer lugar, nuestra perspectiva es integral. Esto significa que ninguna de las dimensiones constitutivas del ser humano queda fuera del trabajo transpersonal: cuerpo físico, cuerpo energético, corazón, intelecto, espíritu, relaciones. Y además combinamos lo apolíneo (disciplina, compromiso, estructura) con lo dionisíaco (espontaneidad, expresión, entrega, autenticidad).
  • En cuarto lugar, nuestro trabajo hace especial énfasis en la integración, es decir en cómo llevar a la vida lo recogido en las experiencias transpersonales.
  • En quinto lugar, nuestra perspectiva afronta los retos propios del s. XXI: los problemas planetarios (ambientales y sociales), y las estructuras sociales en redefinición (pareja, familia, comunidad).